¿Diferentes problemas – una solución única?

Aunque las realidades sociales y económicas de los diferentes países europeos son muy distintas, los programas y las directrizes concibidos por la UE son muy similares para todos. ¿Se podrá de esta forma luchar contra el alto desempleo juvenil? Una mirada hacia España y Alemania.

Desde el inicio de la crisis económica y financiera en el 2008 el acceso al mercado laboral se ha vuelto cada vez más difícil para los jóvenes europeos. Pero las dificultades no son iguales en toda Europa. Con una tasa del 45,3 % España es el segundo país con mayor tasa de desempleo juvenil en Europa, en cambio, en Alemania, solo un 7 % de los jóvenes está desempleado.

Las diferencias no solo se muestran en las estadísticas sino que afectan de forma concreta la vida de los jóvenes europeos. Por un lado, existen diferencias materiales por ejemplo en el número de prácticas no remunderadas (cerca del 60 % de las prácticas en la UE), en el tiempo que tardan los jóvenes en empezar a trabajar después de acabar la educación secundaria y en la inestabilidad de muchas profesiones. Por otro lado, las diferencias están arraigadas en el sistema social y económico de cada país.

0J3A3464

En su lucha contra el desempleo la UE ha puesto el foco en el lanzamiento de varios programas diferentes como la Garantía Juvenil pasando por alto el hecho de que las causas de los problemas son más bien estructurales y que varían de país a país.


ALEMANIA

El alto desempleo (juvenil) no afecta a Alemania. En el 2011 la tasa de desempleo juvenil era del 9 %, y ahora es del 7 %, sin olvidar que hay diferencias regionales que dependen por ejemplo de donde se encuentren las grandes empresas. Uno de los principales factores que favorece la alta tasa de ocupación en Alemania es su sistema educativo.

Al concluir la educación secundaria los jóvenes en Alemania tienen tres opciones: hacer una formación profesional, una carrera universitaria o bien una carrera académica dual que combina la práctica profesional en una empresa con aspectos teóricos impartidos en una universidad. La formación dual permite generar contactos a largo plazo con las empresas.

Sin embargo, tampoco Alemania es inmune al crecimiento del desempleo juvenil. También hay muchos jóvenes bien formados que tienen dificultades para encontrar trabajo. Muchos no tienen otra opción más que hacer prácticas no remunderadas, sin que esto garantice que después encuentren trabajo. Además, el elevado número de los que están haciendo prácticas, volontariados o traineeships no figura en la tasa de desempleo. La cantidad de prácticas en Alemania ha aumentado desde el 2011 continuamente, alcanzando en el 2013 casi 570 000. Sin embargo, este número ha descendido desde la introducción del salario mínimo de 8,50 € en el 2015.


ESPAÑA

Desde el comienzo de la crisis en el 2008, el desempleo juvenil en España alcanzó un nivel histórico de 45,5 % en febrero del 2016, según Eurostat. De acuerdo con la organización “Juventud Sin Futuro” 300.000 jóvenes han emigrado al extranjero en busca de mejores condiciones.

Las condiciones laborales de los jóvenes cuando empiezan a trabajar muchas veces son precarias: tienen sueldos muy bajos – si es que les pagan – mientras que otros se ven obligados a hacer muchas prácticas no remuneradas. En consecuencia, muchos jóvenes españoles tienen grandes dificultades en construir una carrera de acuerdo a sus necesidades.

Desde su adhesión a la UE en 1986, España ha reestructurado su economía a favor del sector terciario donde las condiciones de trabajo son mucho peores que en otros sectores pues ofrece principalmente contratos limitados y de temporada.

 

0J3A3504

Además, las políticas del gobierno español perjudican sobre todo a los profesionales autónomos y a los empresarios, ya que la tributación al montar una nueva empresa es muy alta.

Esas son, entre otras, las razones por las que el desempleo juvenil en Esapña es tan alto – a pesar de sus muchos recursos y especialistas bien formados.

Las medidas de ahorro que fueron introducidas en los diferentes países europeos, que frecuentemente provocan preguntas relacionadas a su legitimidad y su control, fracasan porque no toman en cuenta las características individuales de los mercados europeos. Por eso, en muchos casos no van mucho más allá de ser meras políticas de ajuste. Así dice Eric Bonse, experto de la UE y bloguero: “La Garantía Juvenil fue una medida simbólica pero nada más. Atacamos solamente los síntomas pero no las causas.”

Dada la ineficiencia de las instituciones nacionales y europeas al combatir el creciente desempleo juvenil, los jóvenes han empezado a proponer sus propias soluciones. Un ejemplo es la Oficina Precaria que asesora a empleados y personas en búsqueda de empleo. “Europa está viviendo una crisis que comenzó hace más de ocho años como una crisis financiera que ahora tiene repercusiones en las oportunidades de empleo y que está causando crisis políticas en y entre la mayoría de los estados de la UE. Para llegar a una solución deberíamos reclamar los valores que supuestamente son europeos, por ejemplo el derecho a la igualdad y a la innovación”, comenta Eduardo Ocaña, portavoz de la Oficina Precaria.

Las iniciativas como la Oficina Precaria cierran la brecha que han dejado los sindicatos tradicionales que han perdido la confianza de las personas a causa de la corrupción y la ineficiencia.


img_356826

Aunque ciertos programas europeos como la Garantía Juvenil fueron creados para los países donde el desempleo juvenil se situa a más del 25 %, las grandes diferencias entre los sectores económicos de Alemania y España sirven para ejemplificar que cada país se caracteriza por realidades sociales y económicas propias. Por eso, la idea de tratar de encontrar una solución única que aplique a todos los estados y todas las causas no solo es el camino errado sino incluso parte del problema.

Textos y fotos: Katharina KurbyLaura Rodríguez MontecinoEmilie Schleich & Carlos Pfretzschner

logo-highlight

Top
Back